El aprendizaje combinado es algo más que tecnología

Las batallas entre diferentes grupos filosóficos en la educación no son nada nuevo.

Si se trata de conocimientos vs habilidades, memorización vs aprendizaje basado en proyectos, escuelas pequeñas frente a las escuelas integrales, los debates de la educación a menudo se enfrascan en una elección de una u otra.

Muchos educadores sienten gran confusión debido a las opiniones divididas que generan estas dicotomías. Pero aun así ellos saben en qué diferentes momentos y circunstancias, que enfoque es el mejor para los estudiantes.

A pesar de este conocimiento, los profesores son a menudo atados en su capacidad para dirigir su camino hacia un punto medio pragmático. Con bloques de tiempo limitados en un día de escuela pública, así como la necesidad de servir a muchos estudiantes, cada uno con necesidades únicas de aprendizaje, los profesores tratan de hacer un balance entre ellas. Más calidad de una cosa significa menos importancia de otra.

El aprendizaje combinado (mezcla el e-learning dentro de la escuela tradicional)  representa una forma de romper con la mentalidad de compensaciones, como profesor de Harvard Clayton Christensen explica en el prólogo del libro, Blended: Uso de innovación disruptiva para mejorar las escuelas.

Bien hecho, el aprendizaje combinado permite romper las barreras del uso de tiempo y espacio en las aulas de nuestras escuelas tradicionales, además permite a cada estudiante trabajar de acuerdo a sus necesidades particulares. Conserva la esencia de la educación tradicional y ofrece nuevos beneficios: educación personalizada, mayor acceso, equidad y reducción de costos.

La cuestión es cómo los educadores pueden capturar estos beneficios. El aprendizaje combinado no es intrínsecamente bueno o malo. Es un camino hacia el aprendizaje centrado en el estudiante a una escala que permita a cada estudiante a alcanzar su máximo potencial, pero no es una garantía de éxito.

De manera más general, muchas escuelas han abarrotado computadoras en la clase durante el año, el gasto de miles de millones, sin grandes resultados. No es raro ver que un distrito adopte la tecnología educativa sólo para ver que los costos aumentan aunque el rendimiento de los estudiantes no.

Entonces, ¿Cuál es la forma de implementarla? La primera regla es simple, incluso es contrario a la intuición. No empiece con la tecnología.

En cambio, las escuelas deben seguir un proceso de diseño probado y verdadero parainnovar con éxito. El primer paso es la identificación del problema a resolver, o la meta a lograr

Con el problema o meta identificada, es importante señalar una ruta adecuada (específica, medible, asignable, realista, y tiempos.

Un error común es no poner a las personas adecuadas a la mesa para dirigir el esfuerzo. El resultado es que los maestros están ocupados realizando tareas fuera de su alcance o acciones  burocráticas. Las escuelas deben coincidir con el tipo de equipo y las personas adecuadas para la magnitud del problema.

The Milpitas, Calif., Distrito escolar, por ejemplo, ha creado la coordinación de equipos docentes para apoyar la innovación dentro de sus aulas, y reunió a los equipos de diseño de todas las escuelas para replantear la estructura misma de algunas de ellas.

Con la meta identificada y el equipo adecuado organizado, es el momento de diseñar. El punto de partida es mirar en la escuela desde el punto de vista de los estudiantes a entender lo que están tratando de lograr en sus vidas y por lo tanto lo que les motiva. Cuando los líderes obtienen el derecho de diseño desde la perspectiva de sus alumnos, de tal manera que los jóvenes sienten que la escuela se alinea perfectamente con las cosas que son importantes para ellos, los estudiantes llegan a clase con ganas de aprender.

Esto no quiere decir que los educadores no deben inculcar ciertos conocimientos básicos, habilidades y disposiciones en los estudiantes, pero para conseguir estos objetivos sin problemas, las escuelas deben ser intrínsecamente motivadoras.

El siguiente paso es aquel en el que la tecnología y los dispositivos finalmente entran en la ecuación. El objetivo es diseñar la configuración virtual y física para alinearse con las experiencias de estudiantes y profesores deseados.

Las escuelas deben crear la cultura adecuada. El aprendizaje combinado acelera una buena cultura y lo hace muy bien, pero también puede acelerar una mala cultura. Las escuelas también deben poner en práctica sus diseños con humildad y reconocer que es poco probable que van a obtener el diseño correcto en el primer intento.

El aprendizaje combinado no es la panacea. Es una estrategia escalable que puede romper las ventajas y desventajas inherentes en el diseño tradicional de la escuela para que los maestros lleguen a los estudiantes de una manera nunca antes posible.

Michael B. Horn es el co-fundador y director ejecutivo, la educación, del Instituto Christensen, un centro de estudios sin fines de lucro en San Mateo, California. Heather Staker es investigador principal en el Instituto Christensen. Ellos son los co-autores de Blended: Uso de innovación disruptiva para mejorar las escuelas (Jossey-Bass, noviembre de 2014).

Vol. 34, Número 14, páginas 22,28

Texto original (En inglés)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 ideas sobre “El aprendizaje combinado es algo más que tecnología”